065/365 Primeras curas

350D 6689

Foto/diario. A las 7:50 ya estaba funcionando la radio despertador, es la hora de levantarse pues hoy el turno es de tarde, a las 13:00 ya tengo que estar con el mono puesto. Todo normal, el perro tirado en mitad del pasillo tal y tal, me aseo y me visto para salir con el animal a la calle, ¡coño! ¿qué le pasa en la pata izquierda?, la tiene levantada, es un animal muy sensible con sus patas, en cuanto se le engancha un hierbajo la levanta y ya no camina, veo que intenta caminar pero apenas la apoya en el suelo, busco una fuente de luz que ilumine la pata para ver si tiene algo clavado, hace dos meses sufrió un pinchazo en esa pata pero ya se había recuperado totalmente o al menos eso parecía.

Descubro que tiene una piedrecita clavada en una almohadilla de la pezuña, me pongo la gafas de ver super-cerca y con unas pinzas se la intento arrancar, el animal no se deja, intenta quitar la pata a la vez que me mira a los ojos como diciendo – duele ¿lo sabes?, yo se que en esas condiciones no podemos salir a la calle así que lo intento nuevamente sujetando con fuerza la pata del animal, al más mínimo roce con la piedra ha lanzado un grito que si quedaba alguien todavía despierto en todo el edificio se acaba de despertar.

Me ha tocado bajarlo en brazos a la calle al menos para que haga sus necesidades, camina con bastante dificultad, en poco tiempo ya estábamos de nuevo en casa.

Como parecía que estaba algo mejor he vuelto a poner el aparato de luz junto al suelo y me he cargado de paciencia, he intentado arrancarle la piedrecilla, ahora ha colaborado más y lo he conseguido, se la he limpiado con agua oxigenada y luego le he puesto polvos de azol para que se le secara, “polvos mágicos” que les decía a mis hijos cuando les curaba las heridas, como todavía era temprano para que abriera la clínica veterinaria he desayunado tranquilamente y he revisado el correo.

A las 10:30 ya estaba con el veterinario, le ha mirado y ha dicho que no había nada más por hacer, solo esperar y que lo más probable es que en unos días todo esté curado, con las mismas muchas gracias y a casa.

Quizás la explicación a este suceso sea la siguiente; ayer nos pegamos más de dos horas y media en el campo, día de agua por lo que al animal se le ablandarían las pezuñas y cualquier piedrecilla se le metió en la herida antigua, en el comentario de la foto de ayer decía que es un perro  “terco” cuando intentábamos refugiarnos del charpazo pero pudiera ser que ya le molestaba la piedra en la pata.

De nuevo en casa le he vuelto a secar y limpiar la herida y le he puesto una película de pegamento de esos rápidos de dos componentes a modo de “chancla de verano”  para que no le vuelva a entrar suciedad y estando en un ir y venir con la cura me he dicho ¿por qué no va a ser esta la foto del día?; el problema es que no se como clasificarla porque no es foto callejera, ni de paisaje tampoco de naturaleza/animales, macro, minimalista, foto/denuncia, quizás me encaje en MASCOTAS, mascotas y sus problemas, por cierto, ¿sabes que los perros es de los pocos animales que te mira a los ojos? ¿por qué será?.

En el trabajo todo bien (gracias a Dios) mientras que Él quiera. Y este ha sido mi día. Un Saludo.

0 opiniones en “065/365 Primeras curas”

  1. Espero que se recupere pronto, en cuanto a la foto la calificaría como una historia del día a día, bonita por la relación con tu mascota y esos primeros auxilios, saludos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *