Comprar, usar, tirar



En España y en medio mundo ya no se repara nada, lo que hace pocas décadas tenía reparación ahora lo que más interesa es tirarlo al contenedor correspondiente ya sea desguaces de automóviles o punto limpio si se trata de un electrodoméstico. Con solo 12 euros (portes incluidos) y un rato de taller se podía haber solucionado pero la cosa se complicó…
Mini tutorial de mantenimiento y/o reparación de un motor de arranque en la parte final de esta entrada.

Esta es mi nueva historia sobre mí ya viejito y cada vez más querido Opel Combo del 97 pero igualmente válida para cualquier otro automóvil de mucha menor edad al que le llega un día que tiene dificultades para arrancar o lo hace con menos brío del habitual especialmente en época de invierno y durmiendo en la calle soportando temperaturas bajo cero donde “hasta los hierros se vuelven perezosos”.

Hay personas que con veinte años están hechas “unos zorros” mientras que otras con 80 son capaces de conducir perfectamente así pasa con los automóviles, la edad no es tan importante.

Ya he escrito anteriormente en dos ocasiones sobre este automóvil y sus dificultades para ponerse en marcha bien por el motor de arranque (burro de arranque) o bien por los calentadores el caso de esta vez es por causa nuevamente del motor.  En este ENLACE puedes ver lo relacionado.

Un poco de historia (especialmente para los entendidos): Los síntomas de la primera vez eran que intentabas ponerlo en marcha pero el motor de arranque no hacía el más mínimo movimiento, síntoma de que alguna de las 4 escobillas no hacía contacto con el rotor, en estos casos normalmente al segundo o tercer intento operando con la llave se consigue arrancar, en el peor de los casos y como método de emergencia si se le dan unos golpes con un martillo sobre la carcasa del motor de arranque se consigue solucionar porque con las vibraciones la carbonilla se despega de las escobillas y las dejan libres por lo que vuelve a hacer contacto con el colector de delgas del rotor.

Al desmontarlo la vez anterior solo se veía restos de polvo de carbón de las escobillas impregnándolo todo, el colector estaba intacto de desgaste pero las escobillas ya andaban por la mitad de su longitud total que con una buena limpieza y un poco de engrase el motor continuó trabajando durante más de 40. 000 km sin el más mínimo síntoma de debilidad.

Pasados estos km volvió a dar los mismos síntomas así que hubo que “meterse de nuevo en harina” y verle las tripas.

Lógicamente las escobillas ya estaban totalmente desgastadas así que utilizando otras similares de otras máquinas le acoplé sus cuatro escobillas que le sentaron estupendamente porque volvió a recupera su plena vitalidad.

Hace unos días y llegando el invierno con sus heladas comenzó de nuevo a “ranganerar” en el momento del arranque _a pesar de que en este auto en un par de segundos de movimiento del motor de arranque ya es suficiente para ponerlo en marcha_ y comenzaron las dudas de si sería otra vez el motor de arranque o por los mismos síntomas la batería ya que tiene tres años y aunque algunos conductores me aseguran que sus baterías duran cinco años o más lo cierto es que en mis autos raramente llegaron a cumplir los TRES AÑOS por lo que con esta ya tenía mis dudas.

Para desechar que la batería fuera la culpable le hice un test con un utensilio muy eficaz que fabriqué hace años y que cualquiera puede hacerlo en pocos minutos, se necesita un trozo de alambre, unos trozos de cable de cobre grueso, unos manguitos y un voltímetro de cierta precisión.  Se conecta el voltímetro a los bornes de la batería y se toma nota del valor del voltaje, a continuación se conecta la “carga” que simulará un motor de arranque y se vigilará el valor de caída de voltaje, para una batería de 70 Ah y un consumo de 150 Amp el voltaje debe ser superior a 10.5 voltios, valor que deberá ser constante durante más de 5 segundos, luego es probable que el voltaje suba porque el alambre de la carga se calienta aumentando su valor de resistencia y produciendo una bajada de intensidad pero eso no debe de confundir, si repitiendo el test un par de veces el valor es superior a 10.5 la batería puede aguantar por un tiempo más. En el momento de conectar el sistema entregaría una potencia de 150 Amp x 11 Volt = 1.65 kw teniendo en cuenta que este motor consume 1.4 nos podemos hacer una idea.

El test dio que la batería aunque no mostraba un rendimiento del cien por ciento tenía energía como para arrancar sin dificultad así que de nuevo el motor de arranque se vio encima del banco de trabajo.

¡Madrecita de mi vida como estaba el cacharro! Casi no se podía creer que en esas condiciones fuera capaz de hacer su trabajo, la fotografía lo muestra claramente, la grasa seca y fuera del casquillo, el colector de delgas sucio y quemado, incluso alguna pista unida entre sí por los chispazos, las escobillas rotas a dentelladas, en fin, un drama que pensé no podría volver a montarlo pero como tampoco podía dejar allí el auto (no me encontraba en la ciudad) debería  conseguir que “aquello” volviera a girar con fuerza mientras le buscaba una solución.  
Así quedaron las escobillas después de fabricarlas.

 

Y aquí comienza la odisea. Lo fácil hubiera sido ir a la tienda de repuestos del barrio y encargar un motor de arranque nuevo, total por 300 euros lo tienes, el problema es que el auto no vale ese dinero; otra opción es comprar otro por la mitad de precio con la condición de devolver el tuyo pero si te pones a mirar las condiciones de venta no serviría ya que el mío ya tenía modificaciones hechas anteriormente y no me lo aceptarían.

Mi lema es el siguiente: a un vehículo viejo no se le puede echar mucho dinero aunque te haga un buen servicio por lo tanto no tienes por qué tirarlo y a un vehículo nuevo no tiene mucho sentido el ponerle piezas viejas porque debe de durar bastante tiempo.

La mejor opción y que más confianza y garantía me daba era comprar un motor en un desguace por menos de 60 euros y unas escobillas apropiadas para él de esa manera estaría solucionado el problema como mínimo para un par de años o 30.000 km.

Primer desguace que voy me dicen que no hay y que me será difícil conseguirlo pues ese material no es muy frecuente, no se si por antigüedad, por existir pocos vehículos de ese tipo o porque “se los quitan de las manos”.

Mi tiro de cabeza a internet y encuentro una página estupenda donde escribes el material que necesitas y un buscador te remite cuantos desguaces tienen esa pieza ¡qué maravilla es esto de internet y sin salir de casa!. Aquí el ENLACE.

Al día siguiente me llamaron de uno para confirmar modelo de motor y año pero no tenían. Más suerte tuve con desguaces MORA en Alicante que de una manera muy profesional en pocos días lo tenía en casa por 67 euros con IVA y transporte incluido, eso sí, de segunda mano, ahora a ver que joyita me venía.

Yo ya lo tenía claro, montaría el del desguace pero por orgullo quería reparar el mío y tenerlo como reserva y a la vez probablemente reparar el que me mandaran antes de montarlo por lo que necesitaría al menos un juego de escobillas para cada uno así que me puse a buscarlas; me resisto a tirar a la basura algo que todavía tiene utilidad.

Ya he comprado vía web accesorios del automóvil en una web bastante económica con respecto a la tienda de barrio así que me dispuse a realizar mi pedido. ¡que suerte, a la primera! Automóvil/sistema de arranque/soporte escobillas de carbón/carrito de la compra/pagar, total 18 euros puestas en casa. No había imagen de referencia del producto pero la ruta era clara.

Se pasaron unos días y yo impaciente porque no sabía muy bien cuanto aguantaría mi motor recién y chapuceramente reparado que se le veía más bien perezoso y si tenía que continuar  trabajando hasta que llegara mi paquete con los carbones probablemente no habría otra solución más que tirarlo a la basura.

Llegó el paquete, ¡Horror! Una caja grande del tamaño de media caja de zapatos del 54 y dentro una diminuta bolsa con dos escobillas en un porta, ¡pero DOS ESCOBILLAS de un alternador! Nada de arranque, se me quedó una cara de gilipollas de ¿qué he hecho mal?  así que tuve que buscar otra alternativa más fiable mientras en mi cabeza encolerizada se iba cocinando el texto que les enviaría en cuanto tuviera delante un ordenador con conexión a internet …

Llamé por teléfono a dos de las principales tiendas de repuesto de automóvil de la ciudad y en las dos pasó lo mismo (especialmente en el tiempo de respuesta): Buenasss, necesito unas escobillas para un motor de arranque ¿tienen?…. silencio durante cuatro segundos…. ¡Como buscando en el baúl de los recuerdos!… No, no tenemos de eso, hace mucho tiempo que no tenemos de eso… después de la segunda llamada exactamente idéntica a la primera lo entendí, ¡En España ya no se repara nada! Ahora es mejor tirar el motor a la basura que repararlo, no me lo podía creer, la de veces que he sustituido escobillas de motores muchísimo más grandes y caros que este y no soy capaz de encontrar unas escobillas apropiadas.

Llamé a mi colega que trabaja en una ferretería por si conocía algún lugar pero le sonaba a chino, escobillas para un taladrucho de andar por casa las venden “hasta los chinos” pero esto ya más serio no lo vende nadie.

Quemé otro cartucho yendo con mi amigo Pablo a una tienda de la ciudad muy seria y especializada en repuestos del automóvil que le ofrecía mucha garantía para solucionar mi problema, solo llevaba conmigo las medidas, una escobilla de muestra y unas fotos de su aspecto en el móvil.
Lo primero que nos pidió es la referencia del motor, ni se dignó en levantarse de la banqueta para ver la escobilla de muestra… un empleado robot que dentro de poco no existirá pues lo sustituirán por una consola donde tu mismo rellenas los datos y un robot irá a la estantería y te traerá la pieza, supongo que incluso mucho más amable…

Bastante furioso llegué a casa con intención de enviar mi queja rápidamente sobre las escobillas que me enviaron equivocadas y seguir investigando el tema del suministro de escobillas ¡es imposible que esto no se venda en la web!

Páginas y más páginas llenas de paja pero a veces también se encuentra grano.

A veces te matas buscando algo por la web y no consigues nada sin embargo cuando lo intentas otro día te llueven páginas donde no sabes cual elegir… Igual pasa cuando ya reparaste cualquier problema, una vez resuelto encuentras soluciones mucho más baratas y eficaces ¿no te ha pasado a ti?
Esto me pasó, cuando volví de dicha tienda y me puse a buscar aparecieron en la pantalla escobillas de multitud de medidas y formas y por tan solo NUEVE EUROS, de Alemania, ¡como si vienen de la China! Me da igual…

Hoy llegaron, en solo tres días, todo perfecto, dinero, tiempo, producto…

Al día siguiente llegó mi motor del desguace de Alicante, tardé “cero coma” en quitar la tapa y ver su estado de desgaste, tenía buena pinta pero las escobillas ya tenían un veinte por ciento de desgaste, quizás los 30.000 km los podría hacer fácilmente, fabricación china parecía, estaba claro que eso no lo montaron en la Opel hace veinte años.

En una pegatina decía: 9119793 Remanufactured in Japan,  12 V 1.4 KW y debajo de esa estaba otra pegatina que también decía  2 008 002 305.

Comprar, usar, tirar, ¿por qué se da hoy esta situación? Creo que es fácil de entender, supongamos este mismo caso, supongamos que el mismo problema del arranque se da en un automóvil en el que su propietario no tiene conocimientos de mecánica o electricidad o medios para repararlo. La solución pasa por el taller, no importa cual, cuanto más importante más caro y no precisamente más eficaz. La solución más inmediata es un motor nuevo ya que de esa manera el mecánico se “cura en salud” si surgiera algún problema con el tiempo porque como tiene garantía él se lavaría las manos, por el trabajo cobraría el material más la mano de obra (como es lógico) por lo que el precio de la reparación en este caso superaría al del automóvil por lo que ese automóvil se quedaría sin reparar e iría a la chatarra, un automóvil que hasta ayer cumplía perfectamente con su misión pero que hoy se convirtió en chatarra.

El mismo caso en un vehículo seminuevo (nuevo tiene garantía) se averió el motor de arranque. Ahí ya si que no se admiten dudas ¡tirarlo a la basura! Porque a nadie se le ocurre a un auto nuevo ponerse a repararlo sin garantía 100×100 y aparte que si sumamos la mano de obra más las piezas de repuesto seguro que supera al motor nuevo el “problema” es que el conjunto de la reparación se lleva medio sueldo de ese mes.

¿Cuál es la realidad? Mi amigo Pablo que visita talleres con frecuencia lleva años comentándome las misma frases: “hoy no se repara nada” “he visto tirar alternadores de pocos años porque las escobillas estaban gastadas, en vez de reparar lo ponen nuevo”, de esa manera el del taller se lleva además de la mano un porcentaje importante del valor del nuevo por el descuento que le hacen en la tienda por lo que “cuanto más caro más le queda” y menos riesgos de reclamaciones posteriores así que todos tan contentos sobre todo el mecánico y el suministrador porque el consumidor es el que “paga el pato”y como dice Pablo: En España ya no hay “mecánicos” solo quedan CAMBIAPIEZAS, solo saben quitar y poner.
En resumidas cuentas: todo esto se soluciona con dinero, si el dinero no es un problema el problema ya no es tal. Un auto viejo se tiene que reparar con poco dinero y un auto nuevo no debe importar el dinero que se invierta en él porque para eso es “nuevo” y eso hay que mantenerlo como sea necesario.

Mecánica, reparación y puesta a punto del motor de arranque. Mini tutorial.

En este caso del que estoy hablando el motor me llegó “limpio” y chorreando de un líquido limpiador de tal manera que no era precisamente el mejor estado para instalarlo directamente, no porque no iba a funcionar sino que su vida se vería muy recortada así que sobre la mesa del taller llevó una puesta a punto que posiblemente haga que no le vuelva a “ver sus tripas” y se marche con el vehículo al desguace unos años más tarde.
Así estaba su estado, todavía le quedaban muchas maniobras de arranque.

 
Primero que todo limpiar de restos de líquido limpiador hasta el último
milímetro cuadrado, el rodamiento de salido del rotor estaba algo desgastado y seco, no me importó sustituirlo por otro en mejor estado, aproveché para quitarle la tapa y ponerle grasa en su interior, también se le puede dejar sin tapa por la parte de la reductora porque de esa
 
manera la grasa lubricaría las bolas aunque un exceso de grasa pudiera pasar al interior de la caja eléctrica entorpeciendo el movimiento.

También observé que la pista exterior de ese rodamiento (6003) había girado sobre la caja porque tenía arañazos así que a la hora de montarlo le puse un poco de loctite 270 (imágen de la cabecera).

después de limpiar con lija de agua (del tamaño P320, la más fina) el colector de delgas quedó así, igual que nuevo.
 
Un “truco” para poner cómodamente las placa de las escobillas es dejarlas prisioneras con su misma ballesta como se ve en la imagen, luego con soltarlas es suficiente.

Una vez tapada la parte eléctrica de las escobillas no podía dejar pasar la parte mecánica de los engranajes sin ver su estado.
Una vez limpia de restos de limpiador le puse grasa Tivela compound a, la grasa no debe ser demasiado dura porque se queda pegada por inercia en las paredes y no cumple su cometido.
 

Ojo también al estado de los dos rodamientos de la imagen ya que si tienen juego excesivo el piñón de salida puede “saltarse los dientes” en el volante motor. El piñón que se encuentra entre los dos rodamientos es el que ataca el piñón del eje del motor para darle más par aunque con ello menos velocidad.

Y por último un vistazo rápido al sistema automático de la puesta en marcha, lástima que no se pueda desmontar para ver el estado de los contactos tan potentes que dar paso a toda la energía que producirá el arranque, su funcionamiento es muy simple, un bobinado eléctrico alrededor de un bulón se encarga de hacer salir el piñón para engranar con el volante a la vez que cierra el circuito eléctrico de potencia.
  

En la fotografía anterior se ve el cierre anti polvo, humedad o agua por el orificio que penetran los cables de alimentación con un pegote de silicona.

Hoy lo he montado, gira con un brío impresionante a pesar de que la batería, repito, no está en su mejor momento. De ahora en adelante cada vez que le haga funcionar tendré la satisfacción de un trabajo bien hecho, esta es la recompensa y no los “cuatro euros” que me he podido ahorrar.

Sobre la reparación y puesta a punto del motor que saque si hay novedades las añadiré a este post aunque me temo que todo quedará en una pasada con una cuchilla fina al colector de delgas una vez montado en mi tornito y quedará listo para otros 40.000 o dicho de otra manera “para los restos Amén”.

Gracias por llegar hasta aquí, si crees que a  alguien más le pueda interesar este post no dudes en compartir. Agustín y sus cosas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *