222/365 Suertes y Contratiempos

IMG_1811 La playa 02Después de muchos paseos al atardecer por este lugar no tuve ocasión de hacer este tipo de fotografía salvo la última tarde de mis vacaciones. Me acerqué por el puerto en busca de alguna embarcación a vela o algo diferente a lo que normalmente se puede encontrar allí pero La Suerte no la tenía a mi favor, apenas había luz y no encontré nada que me llamara la atención así que anduve por entre las calles empinadas de la cuesta del Castillo de San Juan de las Águilas para ver los tejados con los últimos rayos del sol pero no había nada que no hubiera visto ya varias veces antes así que abandoné la sesión de fotografía por esa tarde y con mi amigo fiel nos fuimos caminando tranquilamente hacia casa.
La Suerte quiso esta vez que me pasara por la playa de poniente en la parte izquierda y allí estaba justo lo que necesitaba, el sol a media luz, la playa con gente, nubes más o menos duras en el cielo, la palmera esbelta, en fin, todo lo necesario para hacer una bonita estampa playera.

Contratiempos: He alterado un poco el orden cronológico del proyecto porque no quería pasar de contaros la anécdota del viaje de regreso de la playa, las fotos siguientes son de ayer.
Mi padre decía con frecuencia que “algunas cosas se las anunciaba Dios” no es que fuera católico practicante si no todo lo contrario pero al menos era Cristiano. A veces tenemos corazonadas de que algo va a pasar y no sabemos bien el porqué, creo que esto le pasa a todo el mundo.
Este año me ha dado por llevar una garrafa con tres o cuatro litros de agua en el coche, creo que siempre puede venir bien aunque solo sea para lavarte las manos.
En el viaje de ida el auto parecía que se calentaba demasiado en las largas cuestas pronunciadas pero como en el ambiente reinaban los 37.5 º C  no le di demasiada importancia, incluso paré un par de veces para echar un ojo al motor pero con las mismas continué hasta el final. Durante las vacaciones no observé nada anormal en cuanto a temperatura en mis recorridos por las playas.
En el trayecto de regreso el auto se comportaba exactamente igual que a la ida así que de vez en cuando le echaba un ojo a los relojes de temperatura porque algo no me encajaba, el año pasado tuve una buena liada con el auto por esta cuestión que puedes leer haciendo Click Aquí25062012598 furgonetaSolo me quedaban 150 km para llegar a casa, en el ambiente reinaba el “ciego sol de Castilla“, implacable con sus 38,5º C  y observé que la temperatura del radiador descendía alarmantemente sin embargo la del motor permanecía igual, al momento se encendieron los ventiladores del radiador (en su día modifiqué la instalación eléctrica y empleé unos testigos del interior del cuadro que no se estaban utilizando para que me indicaran esta acción) enseguida supe que algo andaba mal, muy mal.

La Suerte, nuevamente, quiso que estaba llegando a la salida de un pueblo, Zafra de Zancara, así que me salí de la autovía y a toda prisa intenté saber que había pasado, al pisar el embrague para reducir de velocidad ya se paró el motor y al intentar arrancarlo el motor de arranque (burro de arranque para los Argentinos) no podía con él, el motor estaba a punto de griparse, en punto muerto conseguí llegar a la rotonda ya que era cuesta abajo.
Levanté el capó y aparentemente no se veía nada anormal, en las películas vemos cómo sale humo y vapor por todas partes, solamente un silbido de aire que se escapaba por alguna parte, raro porque este auto no tiene ni aire acondicionado….. pero al observarlo más detenidamente vi que un halo de humo blanco salía por la zona del termostato.
Lo primero que pensé es que se había roto la junta del termostato que yo mismo le fabriqué el año pasado cuando la movida aquella sin embargo no veía el punto exacto por donde salía el aire mezclado de vez en cuando con algo de vapor de agua hasta que al final lo descubrí, se trataba de un manguito de los que llevan el agua al radiador de la calefacción, es normal, con los años que tiene el auto y la curva con que los fabrican y si unimos la velocidad y temperatura del agua que en ese punto supera holgadamente los 100 º C es solo cuestión de tiempo que eso se rompa.
“Tenemos que llamar a una grúa” escuché decir a mi mujer, el perro no se pronunció, estaba dentro tan dormidito como si no fueran con él las cosas_ ¿una grúa? y ¿qué me resuelve la grúa? solamente que me lleve a un taller y hoy es sábado y ya es medio día, ya no trabaja nadie.
Bueno, no sirven lamentaciones, pensé, es raro porque ni una sola maldición ni blasfemia salió de mi boca.
Analicé la situación y busqué una solución, a duras penas corté el tubo roto a una distancia que me permitiera emplearlo para unir los dos tubos que van al radiador y con un par de abrazaderas quedó sujeto haciendo el mismo circuito pero más corto ¡claro!.
Le vacié todo el contenido de la garrafa en cuanto se enfrió un poco porque lo cierto es que casi daba miedo de que aquello al recibir el agua más fría pegara una explosión por alguna parte y poco a poco me quedé sin agua sin haber llenado el circuito, más que un motor parecía un geiser.
Nos pusimos rumbo hacia un pueblo que no sabíamos muy bien a qué distancia estaba pero según el móvil GPS no estaba lejos, marcha tercera/marcha cuarta, sin apenas acelerar seguimos el cauce del río o arroyo y yo solo buscaba un camino que lo cruzara pero nada de nada, solo había maleza muy alta y ningún acceso.
Solo nos falta que el pueblo esté situado en lo alto de una montaña_ le comenté a mi mujer_ curvas y más curvas maraña y más maraña a las orillas del río hasta que por fin al doblar una curva allí estaba el pueblo, justo como yo había dicho, en el punto más alto de la montaña.2013-08-10-1768 Zafra 004Aparcamos debajo de unos árboles que parece nos estaban esperando, no iba a ser necesario continuar más porque allí mismo había un gran caserío y a través del gran portalón se veía una pequeña piscina portátil para niños;2013-08-10-1771 Zafra001 mi mujer se fue con la garrafa y la “litrona” a por el preciado líquido mientras yo analizaba el estado actual del vehículo.
Al rato vuelve diciendo: nada de nada, aquí no hay nadie, he llamado en todas las puertas y me he metido en los establos pero no he visto a nadie, ahí ya comencé a cagarme en mi mala suerte y en la ley de Murphy.
Cogí un cable largo de la furgoneta y los recipientes y me fui al arroyo, intenté llegar al agua por ambos márgenes pero me fue totalmente imposible.2013-08-10-1770 Zafra002la maleza era tan espesa y los márgenes tan pronunciados que era imposible llegar al agua así que até el cable a la botella de cristal y la dejé bajar hasta el chorrillo de agua que bajaba entre las plantas.
Lógicamente la botella se comportó como un barco y el agua no entraba ni por casualidad, de nuevo la botella para arriba, busqué una piedra y se la até en el extremo de la boca con cinta plástica y de nuevo “a pescar el agua”. Después de media docena de subidas y bajadas conseguí llenar el recipiente de plástico  y lo vacié inmediatamente en el motor, puse en marcha el auto para que se fuera refrigerando mientras volvía al puente a seguir con la “pesca” para volver a llenar el recipiente de agua  “por si acaso“.2013-08-10-1774 Zafra 003Desde ahí hasta casa ya no hubo más problemas por parte de la temperatura ni del auto.

Llegué a casa de mis suegros y allí me estaba esperando mi cuñada para sustituir el acumulador de agua caliente, a este también le había llegado su fin. Sácate los 50 litros de agua que tiene en el interior, con los nuevos anclajes, latiguillos y bla, bla, bla me quitaron un par de horas, luego comenzaron los YAQUES, _ya que estás aquí_ mírame que ha dejado de funcionar el teléfono de la habitación, ahora el enchufe del rincón, etc, etc, total que llegamos a casa a las ocho y media de la tarde.
Por si no había tenido suficiente al cabo del día y sus 550 km en cuanto tuve ocasión me dispuse a subir mis fotos del proyecto pero …….. el ordenador también se había tomado unas vacaciones y comenzó a reiniciarse una y otra vez. Después de dos horas y media luchando contra él acabé derrotado y me ganó la partida, mañana será otro día.

Con días como estos nadie se puede aburrir, como verás aún me quedó humor para hacer algunas fotos. Muchas gracias por vuestro APOYO y comentarios.   alcorlopantano.com

0 opiniones en “222/365 Suertes y Contratiempos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *