Mis máquinas fotográficas en dos décadas.

Este post es bastante extenso porque tratar de meter en una cuartilla (aunque sea muy resumido) veinte años cacharreando con cámaras fotográficas digitales no sería trabajo fácil pero será ameno de leer pues una sucesión de motivos y contratiempos hicieron que pasaran una docena de cámaras por mis manos. En todas ellas he encontrado algo positivo y diferente a las demás. Recientemente he tenido ocasión de probar la Nikon 850 y cierto es que para estas cosas “no hay nada como tener dinero, bueno, eso y querer gastárselo”. Aprovecho para decir que en esta cámara en el apartado vídeo 4k está todo muy estudiado y muy bien conseguido, será difícil de mejorarlo o superarlo por ellos mismos o por otras marcas.

Evolución”, esa es la palabra correcta, a veces obligado y a veces caprichoso, pero siempre ha sido por mejorar cambiando de modelo o prestaciones casi siempre prometedoras y a veces no tanto pero en cada cambio de una de ellas siempre encontré un motivo para hacerlo.
Las cámaras que pasaron por mi propiedad y que aún conservo en perfecto funcionamiento a excepción de la Minolta A2 (que tuve que vender para adquirir la primera réflex por motivos económicos) han sido: Fuji MX 2900 zoom de 2.3 mpix, continué con la Minolta A2, luego la primera réflex de Nikon para usuarios (D40), seguí con la Nikon D90 y ahí me pasé a Canon con la 30D, luego por motivo de averías y por cuestiones de suertes y destinos otras DOS Canon 30D de las cuales una la convertí en Continuar leyendo «Mis máquinas fotográficas en dos décadas.»

Historias de la sierra de Guadalajara

HISTORIAS DE LA SIERRA DE GUADALAJARA, EL PERRO COJO.
Hace unas semanas ya después de la puesta de sol y mientras volvíamos para la Ermita a recoger parte del equipaje después de una noche de fotografía astronómica, al salir de una curva nos encontramos con un perro que circulaba “cual peatón” por el diminuto arcén que existe en esas carreteras de la sierra. Venía el animal por el margen izquierdo, como si fuera un animal con raciocinio y estuviera entrenado para caminar por esos lugares, venía siguiendo la línea que delimita la carretera.

Pero esto no es lo que más me llamara la atención; a pesar de que solo lo viera durante unos segundos (suelo circular lento por esos lugares) me dio tiempo a observar que venía corriendo a gran velocidad como si estuviera perseguido y huyendo de algo, pero además una de las patas traseras no la apoyaba en el suelo, o sea, estaba completamente cojo de esa pata.

En un microsegundo muchas preguntas circularon por mi cabeza, entre ellas: ¿qué le había sucedido a ese animal en la pata? ¿Por qué corría o huía? ¿Dónde pretendía llegar ya que no se venía ninguna actividad ganadera en las cercanías? ¿Qué hacer en estos casos para ayudarle? ¿Dónde puedo Continuar leyendo «Historias de la sierra de Guadalajara»