077/365 La Vida

N8 1156

Foto-recuerdo. No es una gran foto pero como llevo todo el finde otra vez liado con mis discos duros (se me han negado a trabajar 2 a la vez) hoy estoy bastante vago como para coger la cámara así que he aprovechado esta foto que tomé con el móvil esta mañana durante el trabajo.

Llevo varios días padeciendo una invasión de pequeños roedores (ratones) en las máquinas de mi lugar de trabajo, hace unos días provocaron una avería de más de mil euros y varias averías más,  hoy de repente una máquina dejó de funcionar y este era el motivo, un ratón madre ha creado  un hogar cortando trozos de plástico y acarreando todo tipo de materiales porque pronto tenía que parir, ha tenido seis crías recientemente, creo que tan solo unas horas antes, en la fotografía se puede apreciar que todavía no han abierto los ojos, nunca había visto un ratón tan diminuto no llega a dos centímetros, Los ratones utilizan los lugares más escondidos para habitar, allí se sienten protegidos y se pueden pasar horas enteras royendo los cables eléctricos como en este caso donde más de dos metros de cable han dejado desnudo de plástico.
Estos animalitos no han tenido suerte al nacer ni por el lugar ni por el momento, lo mismo pasa con los seres humanos, no es lo mismo nacer en un lugar que en otro, la vida es o puede ser totalmente diferente, la raza, el color, la religión, las costumbres del lugar harán que la vida y oportunidades  del  recién nacido sean muy diferente a otro nacido en otro lugar diferente.
Como dice mi suegro “hasta para ser perro hay que tener suerte en la vida”.
Como todo en la vida tiene que haber un equilibrio si no fuese por estos roedores no habría averías y por lo tanto los técnicos de mantenimiento no tendríamos trabajo por eso contrariamente a lo que puedas pensar no guardo rencor a los roedores y menos en estos tiempos que corren, cada uno se busca la vida como puede y nunca mejor dicho.
Por cierto, mientras reparaba la avería un compañero se ha encargado de darles “matarile” porque yo probablemente  no me hubiera atrevido. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *