COMPOSICIÓN FOTOGRAFICA

COMPOSICIÓN FOTOGRÁFICA. Agosto 07

Normalmente cuando volvemos a ver las fotos de aquellos lugares tan espectaculares que fotografiamos sentimos decepción porque las fotos nos muestran solo un pequeño detalle de lo que el ojo vio en el momento de hacerla, sobre todo si la miramos en un papel.
Tres tipos principalmente hay de mostrar las fotos: diapositiva, papel y formato digital para mostrar en pantalla de ordenador.
Personalmente opino que la mejor fotografía es la que se hace en diapositiva por dos motivos principalmente: primero porque es la que menos proceso lleva, solamente el revelado del laboratorio (el mismo film que estaba en la cámara en el momento de hacer la foto es el que una vez revelado lo enmarcan y te lo entregan); este proceso si está acompañado por un buen proyector y una buena pantalla es lo mas parecido a volver a estar y a sentir lo que vimos al hacer la foto; la segunda razón es por el tamaño, utilizando una buena cámara y un buen proyector se puede mostrar a tamaño de 1 x 1 metros con una calidad extraordinaria que junto a los colores tan reales, repito, hacen que te transporte hasta el lugar donde se hizo.


La fotografía en papel, para mí, es la peor opción de todas con diferencia, aunque sea la mas cómoda a la hora de mostarla. Los colores no son ni siquiera parecidos a los que el ojo humano grabó en el momento de hacer la foto. Personalmente no hago fotos en papel desde el año 1994, salvo casos muy especiales.
Llegó la era digital y esto modificó en parte el arte de la fotografía, el monitor del ordenador es sin duda alguna el mejor modo de mostar las fotos, eso sí, es fundamental un buen monitor, mejor cuanto mejor sea y no me refiero al tamaño, sino a la calidad, que tenga un buen contraste, un color natural y buena luminosidad.
El tamaño de la fotografía no importa mucho, con una cámara de 3 megapixel es suficiente para llenar una pantalla de ordenador.
Todo es importante en una fotografía digital desde las lentes de la cámara, el sensor, el software, la compresión hasta el programa de ver las fotos; la misma foto tomada con otra cámara, con otro programa, y vista en otro monitor la sensación que nos trasmitirá será sin lugar a dudas muy diferente en uno y otro caso; por ejemplo, una flor con colores espectaculares si se muestra en un monitor con poca calidad o mal ajustado o se muestra en papel no nos dirá prácticamente nada, es completamente diferente a si la vemos en un buen monitor de pantalla líquida que muestra sus colores vívidos y llenos de luz.

NORMAS DE COMPOSICIÓN FOTOGRAFICA:
1) Variar el ángulo de toma.
2) Descentrar las imágenes a ¾
3) La relación sujeto / fondo, el contraste tonal.

1 ) El ángulo de la toma: un ejemplo, si nos encontramos en una plaza con una estatua en el centro lo que haría cualquier persona no profesional de la fotografía es colocarse delante de ella, encuadrarla y disparar; un buen aficionado daría una vuelta alrededor antes de hacer ninguna foto y luego buscaría algo distinto de mostrar, perspectivas desde donde se ve ese objeto, algo diferente a lo que se ve normalmente al colocarse delante de ella porque ¿quién te asegura que la mejor es la primera que has visto?. Esa vista frontal es la que vemos siempre que pasamos delante de la estatua, ya está demasiado vista por eso cuando mostremos esa foto no le prestaremos interés porque la tenemos demasiado vista y no supone ninguna novedad; en cambio si la fotografiamos desde otra perspectiva nos detendremos a contemplarla por la novedad, porque no la habíamos visto antes desde ese ángulo, de eso se trata la fotografía; esto no quiere decir que nunca se harán fotos de frente a una estatua, pero está claro que hay que tomar fotos desde otras perspectivas.
En ocasiones también podemos incluir otros objetos en la fotografía de la estatua como árboles, farolas, edificios, etc, cada caso es diferente. No estaría de más sacar un plano corto para ver con detalle el material con el que está echa o algún motivo especial de la misma.

2) descentrar las imágenes ¾: una vez elegido el ángulo de la fotografía el siguiente paso es el encuadre.
Utilizaremos la regla de los tres cuartos que voy a explicar escuetamente. Si dividimos la imagen en 9 partes iguales, colocaremos el centro de interés en cualquier esquina del cuadrado del centro. Esas esquinas son los puntos de mayor interés psicológico, allí donde la vista tiende a pararse primero. Si trazamos una Z en el interior del cuadrado del centro sería así como psicológicamente leemos una imagen, de izquierda a derecha y bajando a la línea de abajo hacia la derecha, como si estuviéramos leyendo un libro, por eso es muy importante donde se coloca el centro de interés dentro del marco de la fotografía. El centro de la imagen debería de quedar libre.
Si colocamos el objeto en el centro quizás no podamos incorporar otros elementos que hay alrededor y que nos gustaría mostrar, también impedimos de esta manera recorrer la fotografía (la Z que hablé) con la vista restando importancia a otros motivos que se encuentran en la fotografía, en definitiva todo se amontona produciendo un pequeño caos que no sabes donde mirar; todo lo contrario de lo que se pretende en fotografía.
Solo está justificado el centrar una imagen cuando llenamos encuadre con ella, por ejemplo, una motocicleta, un coche, etc.
Si por algún motivo no podemos romper la simetricidad de un objeto lo descentraremos un tercio a un lado.

De cualquier manera la fotografía es para disfrutar y divertirse no es para esclavizarse con estas normas y de ninguna manera hay se seguirlas a “rajatabla”.

3)La relación sujeto / fondo:El fondo de una imagen puede contribuir al éxito o fracaso de una imagen.
Primer plano y fondo forman parte de una imagen por la sencilla razón que ambos están al alcance de la vista. Lo bonito de una imagen es que el fondo acompañe al motivo para enriquecerla no para robarle protagonismo o para distraer.
Un enfoque selectivo bien regulado puede ayudar mucho a esto.
Para elegir el fondo apropiado lo mejor es observar el objeto desde diferentes perspectivas eligiendo el fondo mas adecuado, por ejemplo, no podemos fotografiar una flor amarilla cuando en el fondo predomina un tono claro porque de esa manera no hay contraste, es mejor moverse un poco y buscar un fondo mas oscuro como las hojas verdes o incluso el tronco de un árbol.

Siempre que fotografiemos una persona, animal u objeto en movimiento debemos dejar un espacio delante de él para que lo recorra imaginariamente y así transmitir la idea de movimiento; si no lo hacemos así parecerá el retrato de una estatua.
De la misma manera siempre que fotografiemos alguien que mira de lado dejaremos un espacio delante de él para que imaginariamente la mirada se deslice por él.

Cuando fotografiemos personas y no las vamos a sacar enteras no debemos cortar por las articulaciones, codos, rodillas, muñecas, tobillos, porque dará la sensación de que la persona tiene ese miembro amputado; el corte debe hacerse antes o después de las articulaciones, de esta manera dará la sensación de continuidad aunque no salgan en la fotografía.
Si tenemos que cortar la cabeza se debe hacer por la frente sin ninguna duda o si no por la frente y barbilla a la vez pero nunca por la barbilla o por una parte de la cabeza.
Las manos al igual que los pies se sacan enteros o no se sacan.
Todo esto son consejos pero si ves que no hay tiempo, es preferible hacer la foto como sea antes que perderla.

Cuando fotografiemos niños es importante ponerse a su altura, aproximadamente a la altura de sus ojos, porque de lo contrario haremos que parezcan mucho mas pequeños a la vez que la cabeza se muestra mas grande. Esta norma también es válida para fotografiar perros, gatos, y todo tipo de pequeños animales.

El contrapicado consiste en ponerse a los pies de algo y fotografiarlo hacia arriba. Se consigue así realzar el objeto dándole mas sensación de grandeza.

La toma a ras de suelo consiste en fotografiar con la cámara horizontal y cerca del suelo; esta técnica nos permite observar desde una perspectiva poco usual por eso a veces resulta interesante. Los seres mas pequeños y las cosas toman otra dimensión para nosotros.

Las diagonales son quizás la composición mas compleja que hay de entender y explicar.
Las diagonales son dos líneas imaginarias que recorren la fotografía de vértice a vértice y se utilizan para tres fines: como líneas que nos llevan psicológicamente hasta el punto de interés; como fuga de líneas de elementos no deseados y como puntos de partida para hacer composiciones geométricas de tipo triangular.

Sobre paisajes: si fotografiamos un paisaje es fundamental que aparezca en la parte baja de la imagen algún objeto o tema que se encuentre próximo, de esta manera la imagen se mostrará como en tres dimensiones, como si pudiéramos saltar hasta el primer objeto.
La línea del horizonte: en ningún caso debe quedar al cincuenta por ciento de la imagen, deberemos romper esa simetría, lo justo será a un tercio o bien de cielo o bien de suelo pero eso sí, horizontal.

Enmarcar las fotografías con objetos naturales como ramas de los árboles o a través de una puerta , ventana o arcos darán un toque particular a la imagen. Enfocado o desenfocado no importa, el efecto es igual que cuando enmarcamos dicha imagen.

La referencia visual. Cualquier objeto que fotografiemos de un tamaño fuera de lo normal debemos de incluir algo que reconozcamos inmediatamente delante de él si no es así no sabremos realmente la grandeza de su dimensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *