044/365 Recuerdos

N5162

Foto/recuerdo. Esta mañana me ha despertado la radio con la noticia de que hoy es el “día mundial de la radio”, con los párpados todavía pegados me ha venido a la cabeza la foto de hoy, se trata de la primera radio que compraron mis padres allá por 1968.

Por aquellos entonces vivíamos en un pueblecito de la sierra de Guadalajara, la televisión aún no había llegado pero ya había algún que otro aparato de radio en el pueblo.
Después de varios meses dándole vueltas al final mi padre encargó este aparato a un amigo suyo que entendía de estas cosas y la colocó en un estante elevado en la cocina para que nadie la tocásemos porque era demasiado delicada “incluso para mi madre”  que por respeto al marido creo que nunca la encendió.
En aquella fecha yo era un niño, una mañana llamé a mi primo para enseñarle como funcionaba aquella maravilla y me subí en una silla y de allí a la mesa. El aparato solo tenía dos diales y tres botones demasiada tecnología junta para una criatura de pueblo de seis años de edad; ya había aprendido a encenderla así que como “un niño con zapatos nuevos” le demostré a mi primo el poder de aquel aparato, cuando comenzó a emitir sonidos se me ocurrió pulsar uno de los tres botones y aquello enmudeció de inmediato, el problema es que yo no sabía como hacer que aquel botón recuperara su posición anterior porque se había quedado pulsado, el pánico se apoderó de mi y la apagué “echando leches” y nos fuimos corriendo dejando allí “el marrón” porque pensé que me la había cargado para siempre y teniendo en cuenta que esa compra había supuesto un desembolso demasiado importante para la familia ni quería pensar en cómo se pondría mi padre en cuanto que realizara unas cuantas pesquisas y diera conmigo.
No hace muchos años buscando lámparas de este tipo descubrí que este aparato proviene de un kit, (aparato que se compra en piezas para luego ensamblarlo) la tarea la llevó a cabo un gran amigo de mi padre que -cosas de la vida- se conocieron de niños porque unos vecinos de mi abuela lo criaron sacándolo de la inclusa, ya de mayor este señor se dedicó a reparar electrodomésticos y así se ganó la vida.
Volviendo de nuevo al aparato en cuestión, nunca le conocí avería alguna, las emisoras preferidas eran Radio Nacional de España y la Cadena ser. Por las tardes la “Elena Francis” y las radionovelas te enganchaba mejor que hoy un “Gran Hermano”, recuerdo “Esperanza” “Lucecita” “Simón sin cara” etc etc, a mi padre no había quien le quitara “El Parte” lo que viene siendo hoy el telediario.
Los tres botones que he comentado anteriormente eran las diferentes bandas, dos de ellas Onda Corta pero se escuchaban pocas emisoras porque precisaba de una antena especial y a parte la mayoría era en lenguaje extranjero por lo que como si no existieran.
Ya por el año 1976 yo estudiaba electricidad y conseguí un limpiaparabrisas de automóvil de un vehículo abandonado, como era mi primer año de estudio no sabía bien donde lo podía conectar y decidí enchufarlo a la salida del transformador reductor de la radio, de momento el motorcillo funcionaba y yo tan contento con mi experimento pero a los pocos minutos aquello comenzó a oler a baquelita quemada y se paró, se paró porque ni el transformador era adecuado al motor ni viceversa el caso es que “me cargué el transformador” ¡ahora si que la he hecho gorda! Mi madre alterada ¿cómo se lo vamos a decir a tu padre?  Mi padre en el paro, sin trabajo, pues acabábamos de llegar a la ciudad porque nos desalojaron del pueblo porque el cierre de la presa de Alcorlo era ya inminente, el caso es que mi madre me dio unas 300 pesetas con la idea de traer otro transformador y que mi padre no se enterara.
Subí a la ferretería más importante por aquellos entonces que era Rodríguez Coronado, donde comienza la Calle Mayor, allí me atendió un compañero de la escuela unos años mayor que yo (Ángel, no se me olvida) el problema es que el transformador no era igual o sea que el problema estaba solucionado a medias porque se daría cuenta de que ya no era el mismo ¡a ver quien y como se le explica el cambio!.
La suerte quiso que mi padre nunca se llegó a enterar del cambio de transformador porque estaba alejado de la radio y la radio funcionaba …….
En 1978 compramos una televisión (en B y N por supuesto) y la radio pasó ya a segundo plano, después fueron llegando los radiocasetes portátiles (costaban un sueldo de un mes de un obrero) España ya comenzaba a “despertar” de la ruina que tenía y se llenaron las estanterías de aparatos electrónicos en pocos años.
Hace pocos años una de las tardes que pasaba a visitar a mi padre me sorprendió no ver el aparato en el mueblecito de la entrada, lo tiré esta tarde al contenedor me dijo, le dejé con la palabra en la boca ¡no me lo podía creer! la radio de la familia de toda la vida en un basurero, salí corriendo calle arriba hasta el contenedor, la suerte quiso que vivía en un barrio medio despoblado donde hay unos contenedores de esos industriales metálicos y grandes y había poca basura, allí en lo más hondo estaba estampado él y el transformador aquel de 220/125 voltios, saqué unas cajas de cartón y las utilicé para evitar que se cerrara la puerta y me dejara dentro y a la vez que me permitiera entrar para recuperarlo y me metí a por él.
Cuando ya lo tenía otra vez en mi poder lo conecté y no pareció sufrir daños importantes porque al menos Radio Nacional de España se seguía escuchando bien, hoy se te cae cualquier cosa de esa envergadura de la mano y ya lo tienes que tirar roto a la basura.
En ese estado ha permanecido varios años en mi casa hasta que un buen día se encargó un manitas-restaurador  (amigo Martín) en reparar la parte estética y lo dejó mejor que nuevo.
Esta mañana la he colocado en una mesa para hacer la “foto del día” no tenía muy clara la composición, tampoco si incluir o no el transformador porque forma parte de ella. El transformador no he sido capaz de encontrarlo, a veces los objetos importantes parecen transformarsen en aire así que  he optado por pedirle uno a mi vecino que tiene varias radios antiguas. Cuando he acabado con la foto ha aparecido el transformador, lo ha utilizado mi hijo para hacer “algo” y estaba en su habitación.
Cuando la he encendido el tema de la composición se ha simplificado bastante porque unos minutos después de encenderla la luz del panel del lado izquierdo ha dejado de lucir, de momento me he cabreado bastante no porque no lo pueda solucionar si no que solo tengo un rato para hacer la foto ¡¡¡estoy de la ley de Murphy hasta los cojonesssss!!!!!!!.
Al final me he decidido por sacar solo una parte y el transformador como parte importante, haciendo una diagonal que te invita a fijarte en lo más importante ¿qué emisora sintonizo? junto con el dial.

Espero que esta historia te haga gustado, al menos te haya entretenido, seguro que ahora comprendes mejor el título del blog: agustinysuscosas

0 opiniones en “044/365 Recuerdos”

  1. Fantástica idea, según leía me imaginaba la historia en la casa, en la cocina, el salón. Genial, me ha encantado, importante saber la historia de la radio para cuidarla y mantenerla muchos años más. Qué importante ha sido la radio durante tantísimos años y que poco valorada está ahora frente a otros medios como internet o televisión. Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *