Por el Ocejón

ocejon 2Bueno pues como ya había anunciado anteriormente el sábado subiría por segunda vez al “Himalaya de la Alcarria”, el Ocejón quiero decir. La casualidad quiso que no estuviéramos solos en aquel lugar pues se celebraba la XIV Medio Maratón de Montaña del Ocejón.  par ver la primera subida haz click AQUÍ.
Llegamos a Majaelrayo todos los que habíamos quedado sobre las 17:40 que en total éramos tres, Gsus, Isma y el que escribe. Aún sin abandonar sus calles ya nos encontramos con varios atletas pues la salida por lo visto fue a las 17:00 por lo que ya llegamos tarde ¡como siempre!.
Apenas encontramos atletas en la montaña hasta que llegamos a media altura, una hora de camino, allí la Nikon y el 300 ya comenzaron a trabajar.ocejon 13

La tarde no podía estar mejor, ni frío ni calor, alguna nube en el cielo que por mi experiencia pronosticaba se difuminarían al ponerse el sol  y me fastidiaría el timelaps que llevaba intención de hacer ¡de qué si no cargo yo con el trípode!. Vídeo al final del relato.
Media hora después de continuar el camino, esta vez entre los robles, comenzó a sonar una especie de gaita, allí estaban, el equipo de avituallamiento, aprovechamos para descansar un poco y meter algo de líquido en el cuerpo.ocejon 12 ocejon 11

Cierto es que esta vez llevaba la subida bastante bien a pesar de que, no se cómo me las apaño que voy siempre “más cargao que un burro”. Entre las cosas que recuerde llevaba: mochila con D90, , con sus correspondientes baterías ya que el timelap puede pedirte la segunda, Tamron 17/50 y Nikon 70/300 ¡por supuesto!, temporizador con sus dos baterías (por si acaso) para disparar la cámara, juego de filtros y soporte por si aca,  un par de linternas con sus correspondientes repuestos (luego no hicieron falta), en otra bolsa el avituallamiento compuesto por dos manzanas Fuji, dos botes de acuarius, frutos secos, plátanos y alguna que otra chuche, vamos lo que sería la cena puesto que estaba previsto comenzar la bajada cuando se hiciera ya de noche. En otra bolsa el trípode y aprovechando huecos  la sudadera polar y camiseta térmica, es verano pero la montaña es traicionera como así nos lo hizo ver pues hubo que usar más o menos toda la ropa.
Al día siguiente tuve la curiosidad de pesar el equipo y rondaba los 9 kilos pero no me arrepiento de nada puesto que casi todo lo que llevé lo utilicé y por si os sirve de algo diré que me faltó líquido, creo que hay que cargar con al menos 1 litro y medio, a priori parece mucho pero la ruta cuesta hacerla cerca de 6 horas.
Como no era una ruta especialmente fotográfica no tomé más fotos que las reglamentarias para recordar el día, por aquí algunas.

ocejon 10 ocejon 9 ocejon 8por aquí el amigo Gsus llegando al Ocejoncillo…ocejon 7

Cuando llegamos al rellano que creo llaman el “Ocenjoncillo”  ya comencé a pensar en mi timelaps y claramente vi que mis temores su cumplirían porque ya apenas quedaban nubes, lástima porque pasaban a buena velocidad… entonces comencé a buscar una alternativa pero ¿qué coño haces de timelaps en un lugar que todo está por debajo de ti en un monte pelao?.
Un poquito más arriba encontré algo que me llamó la atención y eran las sombras tan largas producidas por el sol ya tan bajo y las siluetas de las montañas lejanas con sus diferentes niveles de luz y color, tenían buena pinta aunque era demasiado poco movimiento para hacer algo “respetable” pero es lo único que vi.

ocejon 14

Solo quedaba media hora para llegar a la cima, en el lugar ya no quedaba nadie a pesar de que una hora antes estaba lleno de atletas y senderistas, tiempo tenía así que debería llegar al monolito y hacer mi foto/recuerdo de mi segunda subida al lugar.ocejon 6

Varias fotos obligadas móvil/Nikon con el trípode para recuerdo del trío (foto cabecera) y allí dejé a mis compañeros para bajar de nuevo al lugar que tenía previsto y preparar el equipo para el timelaps. Esta vez mi “tercera pierna” (el cayao) era un bastón de aluminio fabricado con un palo de escoba que respondió perfectamente por su resistencia y poco peso, ja, ja, ja….DSC_4116 paloSujetar el trípode en semejante pedregal me llevó un rato pues la altura que tenía todo él estirado (luego lo tuve que bajar un poco) y el viento que corría temblaba aquello como un cervatillo recién nacido así que le enganché una cuerda (que también iba en la mochila) y lo até a un buen pedrolo de aquellos que abundan en la ladera.ocejon 16

Primeras pruebas ¿Cuánto tiempo de duración programo entre disparos? Mi idea original eran de unos 3 segundos pero analizando lo poco que allí se movía (los rayos de sol y las escasas nubes) comencé por 18 segundos, primer error…. así que borré las imágenes y bajé el tiempo a 12 seg.
Al ratito llegaron Gsus e Isma, aquello ya estaba de una manera automática haciendo fotos sin que nadie le prestara atención, aproveché para ponerme la camiseta térmica y me pilló Isma, ja, ja, ja… no acertaba con la potencia del flas y casi me congelo allí posando, ja, ja, ja.ocejon 4

A la media hora eché un ojo para ver que tal llevaba la exposición ya que elegí modo central promediado, un error en el diseño del temporizador me impide ver las imágenes en la pantalla así que tenía que desconectarlo de la cámara y aproveché ese tiempo (los 12 segundos) para ver el resultado, no iba mal de luz pero este intento hizo moverse ligeramente el encuadre (se ve en el vídeo), segundo error.
Al rato me di cuenta que_ calculando mentalmente las fotos_ que las que obtendría a ese ritmo eran pocas y como decía mi padre “de perdidos al río” y decidí conseguir más fotografías para conseguir un movimiento más uniforme de los últimos rayos pero de poco me sirvió, cuando quedaban diez minutos para ocultarse el sol se colocaron unas nubes allí delante y todo el proceso se fue al carajo porque los rayos de luz desaparecieron y todo el entorno quedó sin sombras así que “hasta aquí hemos llegao”, fin del timelaps, este último cambio de fotogramas/segundo se transforma en el vídeo en un cambio de velocidad en las nubes, obsérvalo….

Ya bajando nos fijamos en la impresionante “figura” (al menos para mí) que tiene el Ocejón desde ese punto, pues ya “metidos en harina” trípode y más fotos porque prisa no es que había mucha, la verdad, todavía quedaba luz suficiente en el ambiente porque en esta época aunque el sol se oculta la luz en el ambiente permanece mucho más tiempo que en invierno.ocejon 1

 Ya eran las 22:39 pero las luces de la ciudad y el mismísimo Ocejón nos atrapó allí un buen rato, eso y el “vicio” que tenemos con la fotografía; resultaba una visión impresionante, media provincia y parte de Madrid se divisaba desde allí, grupos de luces amarillas desperdigadas por todo el terreno hasta llegar a las ciudades importantes, ¡qué espectáculo! no es lo mismo presentarlo aquí que verlo allí, mereció la pena la excursión de ese día y la recomiendo a cualquier montañero aficionado.

En la parte final del video sale una panorámica de ese momento, le he dado un poco de “movimiento” y es lo único que vale del vídeo…..

Bien pues a partir de ahí se acabó la fotografía, todo el equipo bien recogidito y rumbo al pueblo. La luz ambiente producida por las ¾ partes de la superficie lunar era suficiente para no emplear linterna alguna salvo casos especiales así que bajamos disfrutando de las sombras de los robles en el camino y el silencio de la noche, apenas hacía aire, es curioso pero me di cuenta que los ruiseñores (esos pájaros que por esta época están en celo y cantan de día y de noche sin parar) solo están en la parte más baja de la montaña porque se comenzaron a escuchar cuando nos quedaba una hora hasta el pueblo (la parte más llana)  allí ya la temperatura y humedad eran muy diferentes a la parte de arriba.
Decía que se acabó la fotografía pero no es del todo correcto, en el primer cruce de caminos hay un poste indicativo y aún saqué el trípode y tomé varias fotos de una manera muy rápida pero bueno, también vale como recuerdo, a simple vista no se apreciaban muchas estrellas, la vía láctea no fuimos capaces de ver por culpa de la luz de la luna pero en la fotografía se pueden ver innumerables estrellas y el bosque del Ocejón….

ocejon 55

Creo que a todos nos pasa lo mismo, cuando acabamos de terminar la parte más empinada creemos que ya hemos acabado pero aún falta una hora así que es la peor parte que llevé de toda la excursión, seguramente porque uno ya está cansado al llevar varias horas caminando con más de 8 kilos de equipaje y más de medio siglo en la espalda.
Conclusiones para este tipo de timelaps a tener en cuenta para la próxima:

 1º Baterías cargadas, cadencia de fotos como regla general de 3 a 8 segundos pero nunca cambies el tiempo en ese una vez comenzado.
2º El trípode “ni tocarlo”, si previsualizas cada fotografía corres el riesgo de quedarte sin batería y si consultas la exposición corres el riesgo de mover la cámara así que…. Tu verás,
3º  Si la escena no es interesante es mejor no hacerla y esperar a otro momento salvo que hagas como yo en este caso, plan experimento.

Editar el vídeo lo he hecho con After Effect, si no lo has manejado antes es mejor hacerlo con otro programa más sencillo como el Sony Vegas, Premiere, QuickTime pro, Final Cut, etc,  Haz click AQUÍ para ver el vídeo resultante.

Bien pues hasta aquí mi relato/experiencia de hoy, espero que te haya gustado y que te sirva mi experiencia de este día, muchas gracias por tu APOYO y comentarios y por llegar hasta aquí. alcorlopantano.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *