Historias de la puta mili


Tal día como… hoy solía decir mi padre, tal día como hoy hace ya 33 años abandoné para siempre el cuartel militar Base Militar de Molino Payá, Alcoy, Alicante.
Doce meses cargados de trabajo, maniobras, amigos, cubatas, música y chicas. Unos días antes cuando estaba a punto de abandonarlo les comenté a unos compañeros: “probablemente aquí he pasado los peores y mejores ratos de mi vida” y poco me equivoqué. Allí experimenté la rabia y la impotencia ante mis superiores pero también el calor del compañerismo porque conoces gente tan estupenda que el día que tienes que despedirte (probablemente para siempre) entre abrazos y palmadas en la espalda no puedes evitar las lágrimas, compartimos maniobras militares, noches de frío, tardes de fiesta, mañanas de resaca, historias de nuestras familias… ¡tantas cosas!…

Hay cosas que no se olvidan como las de ese día; foto del grupo de tu reemplazo vestidos ya de civiles en la explanada cerca de Continuar leyendo “Historias de la puta mili”