Por ahora hace un año. Primer año fotográfico

Por ahora hace un año que corté esta rosa, hoy seca, me sirvió de modelo para hacer algunas pruebas de objetivos macro y algún que otro bodegón.
También por ahora hace un año que fue el concurso Nacional “abeja de oro 55 edición”, Virgilio Hernando, (Uveñe) http://www.flickr.com/photos/virgiliohernando/ fue el merecido ganador como hemos podido comprobar durante este largo y pesado año fotográfico, pesado al menos para mí porque creo que pasé de las 35.000 fotografías, esta cifra indica que me queda mucho por aprender.
El concurso se celebró en el Palacio del Infantado, en Guadalajara. Acompañado de mi amigo Martín fui a ver cómo se desarrolla un concurso de esta categoría, ni siquiera antes me había imaginado como funciona esto.

El tema era libre, mis amigos me animaron y presenté 6 fotos de tema “nocturnas”. Cuando llevaba menos de diez minutos viendo las fotografías de varios autores que iban mostrando me di cuenta de que mis fotos allí pintaban “una mierda” no porque fueran malas fotos si no porque no tenían nada en común salvo que todas estaban realizadas en la noche, a todo el que las vio les gustaban pero no eran para un concurso.
A medida que pasaban las fotos de los concursantes me iba dando cuenta de que sabía muy poco de fotografía, no estoy hablando de cómo funciona una cámara ni como se toma una foto sino de la COMPOSICIÓN.
La “composición” es la clave de una buena fotografía, no importa tanto la máquina ni el objetivo que emplees pero sí el ángulo de la toma, el encuadre, la profundidad de campo que has dado, la exposición, etc, etc, cuando todo esto se cumple si hay un mínimo de tema a fotografiar no hay duda de que será una buena foto, no importa si nos gusta más o menos porque eso puede ir en gusto pero hay una cosa en común: a todo el mundo le gustará.
Ese concurso me sirvió para darme cuenta de que sabía muy poco de fotografía incluso mucho menos de lo que yo imaginaba, de poco me ha servido llevar más de 20 años con cámaras de fotos en la mano.
A partir de ahí comencé a perfeccionar la “composición” ya no valía hacer fotos y más fotos, las fotos había que “currárselas” pensar bien como iba a hacerla y mirar por detrás del objeto a fotografiar y en el supuesto de que estorbara una ramita pues se quita y punto.
Poco a poco me iban saliendo fotos “chulas” las primeras que me dieron el “subidón” las hice el 1 de noviembre, eran unas fotos a unas hojas rojas de un arbusto a contraluz (ciruelo prunus pisardi) también a una hoja de álamo amarilla y atrapada en una valla metálica, se pueden ver aquí
Poco tiempo después comencé a visitar la Agrupación Fotográfica de Guadalajara en el tema “sociales.”
En estos sociales es como un pequeño concurso, cada participante lleva una fotografía de un tema conocido de antemano y luego se comentan las fotos presentadas entre los demás compañeros.
A base de mirar fotos y de observar comentarios (aunque seas muy tonto) llegas a comprender cuando una fotografía está bien realizada.
Ya en el mes de diciembre dedicaba más tiempo a buscar fotografías atractivas que a comprobar el rendimiento de un objetivo o de una cámara, que hasta ahora dediqué mucho tiempo; después de varios años ¡ya era hora!.
Comencé a salir al campo con mi perro más de lo habitual, ahora con mi amigo Martín y el principal objetivo era hacer fotos, bueno he querido decir: buenas fotos.
La primera salida fue al Barranco de Pelegrina, era Octubre y a pesar de que lucía un estupendo sol “pasamos más frío que un perro pequeño”, hacía un viento terrible, nos pasamos nueve horas pateando el barranco y laderas del lugar, buenas fotos lo que se dicen buenas fotos no hicimos pero pasamos un día que recordaremos muchísimos años (si el alzheimer nos lo permite) porque fue para ambos el primer gran día “fotográfico” en toda la extensión de la palabra ¡¡¡cuantas veces hemos recordado este día a lo largo del año!!!
Por el mes de abril ya habíamos salido varias veces más pero no tan satisfactorias como ese primer día.
Después de cada salida en las que podíamos hacer 300 fotos las resumíamos en menos de media docena, algo así como el 2 o el 3 por ciento, el resto ya las catalogábamos como “paja” el grano lo poníamos en Flickr.com y esperábamos a ver que opinaban nuestros compañeros amigos y/o conocidos.
En flickr.com siempre pasa lo mismo, flickr es el lugar de donde vienen las alegrías y las depresiones, es ese lugar donde se reparten “palos y zanahorias” porque “esto de la fotografía” no lo rige una ciencia exacta; me explico, una foto que hicimos con mucha ilusión por el motivo que fuera al mostrarla siempre hay alguien que dice: “pues a mi no me dice nada”; es justo en ese momento cuando te haces un lío y te preguntas ¿pero están ciegos? ¿saben estos de fotografía? ¿saben LEER una foto?; tu que has pasado tanto tiempo con ella y has visto las líneas invisibles que la forman, ese degradado de color tan bonito y perfecto y ¿nadie lo valora?; pues parece ser que a veces es así y esto hay que asumirlo o pereces.
Precisamente por este motivo me resisto a participar en los concursos, por eso, porque no hay una regla exacta para medir el nivel que tiene esa foto y me pone de mal humor cuando veo fotos estupendas que no se valoran como son.
De cualquier manera una buena foto o una mala foto la hace cualquiera pero para mí lo que realmente cuenta es SU GALERÍA.
Hay fotografías que no se valoran, a primera vista, parecen simples o fáciles pero si las analizas a fondo descubres cosas que no se ven a primera vista; hoy mi hijo me ha comentado: ¡cuanta razón tienes en lo que dices en tu página! ¡valoramos, realmente, el valor de una fotografía cuando tratamos de imitarla y no lo conseguimos!.
Llegó el mes de Abril y yo tenía un problema en mi Canon 30D, una máquina ya obsoleta pero que no es para subestimar. La compré de segunda mano y tenía algunas manchas en el sensor pero yo la acabé de estropear al limpiar de una manera poco delicada el sensor. Después de muchas peripecias y documentarme por internet y en Canon decidí que el futuro de esa cámara podía estar en mis manos pues en el servicio técnico de Canon me costaba más de 600 euros según el presupuesto a primera vista por lo que no merecía la reparación.
Le sustituí los filtros que lleva delante del sensor y ha ganado en resolución y nivel de ruido; esta aventura la cuento con más detalle en mi blog http://agustinysuscosas.blogspot.com/2011/04/como-sustituir-el-filtro-ir-de-una.html.
Y aquí un vídeo de la operación: http://www.youtube.com/watch?v=GLxUWwACfTc ……………………………………..
Hoy estoy contentísimo con mi 30D, no es una cámara que se pueda ni siquiera comparar con las más recientes de nikon ( D90, D300) o la 50D de Canon pero la calidad que muestra me tiene encantado aunque en determinadas ocasiones es algo más difícil tomar la misma fotografía con ella porque carece de live View y su pantalla es pequeña y de poca resolución, aunque se está quedando obsoleta espero que le quede mucho trabajo por hacer.
En otra aventurilla, hace unos meses, le cambié la pantalla de enfoque original por una de espejo partido, ¡esto es otro mundo! Ahora sí que tengo una cámara reflex digital coma las de hace 20 años con su visor de pantalla partida para un enfoque preciso, ¡esto sí es disfrutar al mirar por el visor!
Llegó el verano y las vacaciones, ya son 21 años seguiditos yendo al mismo lugar, digo esto porque ya no me deberían de quedar rincones por fotografiar pero “cuanto más miras más ves”, lo bueno del lugar es que tiene playa.
El primer día de vacaciones me desperté a las 7:10 hora normal de levantarse un día de trabajo, observé que todavía no había salido el sol, salí pitando con mi equipo en dirección al puerto por si podía hacer alguna foto chula.
Una hora después volví con más de 200 fotos entre nikon y canon, todas no son para mostrar porque aburren pero están entre las mejores fotos a un amanecer que he tomado nunca.
Al día siguiente repetí la salida pero cambié el lugar y “más de lo mismo”, otro montón de fotos bonitas, según iba caminando me iba encontrando fotos desde un reflejo en un charco a un vagabundo dormido en la puerta de un comercio con su litrona en la mano, etc etc.
Esto viene a confirmar que cuanto más sabes de fotografía más fotos encuentras, fotos que tiempo atrás pasabas por el mismo lugar y no las veías, esto creo que se puede llamar “experiencia”. Hoy mismo me comentaba mi hijo ¿Cómo puedes ver esas fotos en lugares o en objetos que normalmente nadie se fija? Pues justo por eso porque ¡nadie os fijáis!
De nuevo ha llegado la “abeja de oro 56” y este año ni siquiera me presento, tengo una colección de 6 fotos pero no las considero suficientemente buenas para mostrar en un concurso, por otro lado estoy un poco “atascado” con tantas y tantas fotografías, dice el refrán: “lo poco gusta pero lo mucho cansa” cada vez que salgo con mi equipo vuelvo con un montón de trabajo y cada vez tengo menos tiempo, en estos momentos estoy en una espiral donde no puedo dejarlo y cada vez estoy más adentro, quiero descansar y no puedo, trabajo, aficiones, devociones, obligaciones, correos, páginas web, vídeos, etc, etc ¡es imposible! necesito TIEMPOOOOO.
A pesar de todo esto a veces surge aquella idea fotográfica para realizar y deseas llevarla a cabo cuanto antes, creo que soy muy egoísta, quiero fotos y más fotos pero no me conformo con fotos buenas, sino fotos MEJORES, cada vez mejores.
Decía mi madre: ¡la cabeza nunca se para!, a veces descubro que inconscientemente estoy pensando en como conseguir la SIGUIENTE BUENA FOTO, esa foto que supera a la anterior y que no le hará sombra a la siguiente.
Y este es el resumen a groso modo de un año de fotografía, gracias por emplear vuestro tiempo en leer este extenso texto y por comentar mis fotografías.
saludos

2 opiniones en “Por ahora hace un año. Primer año fotográfico”

  1. Me ha gustado mucho el texto. Todo cuanto dices es cierto, según lo iba leyendo, me iba reconociendo en cada frase. Pero discrepo en una cosa que yo creo muy importante. No es la experiencia lo que te hace sacar buenas fotos. Es el ojo. Y, en cierto modo, el ojo se entrena a base de hacer fotos, pero no es necesario llevar la cámara encima. Lo que sí es imprescindible es ir buscando, mentalmente, la foto, ir mirando con el cerebro en formato 24×36, o el que sea. Y saber, estar seguro, de que si llevaras la cámara, sacarías eso que tú estas viendo delante de ti, aislado de cuanto lo rodea.Evidentemente, hacer fotos ayuda, porque muchas veces estás equivocado, y no consigues materializar tu idea, y has de hacer un intento y otro, y otro. Por eso os he estado animando a iniciar un "365", porque te da esa experiencia que tú llamas, ese ojo que llamo yo.Siento que no hayas presentado al Abeja de este año, porque en general tus fotos son muy, muy buenas. Y, al igual que el año pasado sonó una flauta, ¿por qué no lo va a hacer este de nuevo?Gracias por mencionarme en tu foto de flickr, la que me ha traído hasta este blog. Y, sí, Flickr es muy cabrón, pero para eso está. Es preferible una crítica a una alabanza. De ésta no se aprende nada, de aquélla sí. Cuanto más palos te den, más empeño has de poner en que la siguiente foto sea mejor. Y en eso estamos todos. Por cierto, los sociales también ayudan un montón, que conste. Muchas veces te ponen en tu sitio, te hacen bajar de la nube a la dura realidad. Y, vuelvo a decirte, eso es bueno.Paro ya porque parezco el abuelo cebolleta, y soy el menos indicado. Por ahora hacen 3 años, parafraseando tu título, de mi primera foto con una réflex. Eso sí, muy, muy divertidos.Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *