La Maliciosa

_MG_0146 PS madrid web

La Maliciosa es una de las montañas más importantes y altas de la sierra de Guadarrama, con una altitud de 2227 metros sobre el nivel del mar. Está situada en el noroeste de la Comunidad de Madrid, alzándose entre La Pedriza, que queda al este, y el valle de la Barranca, que está en su vertiente oeste…. etc etc etc.
¡¡¡Pues quien me iba a decir a mí que allí pondría mis pies un día!!! ¡¡en otro DOSMIL!!!
Aprovechando que David y un grupo de amigos tenían idea de hacer esa ruta me eché “la manta a la cabeza” y me fui con ellos.
Es una de esas rutas que en cuanto ves los datos de altura y demás te lo piensas porque no sabes si estás preparado o al día siguiente vas a pensar como el “Zapatero y el Gato” porque vas a tener unas agujetas de campeonato, era la principal causa que me echaba para atrás porque “miedito” me dan esas rutas que llaman “de dificultad fácil” porque se pueden convertir inmediatamente en todo lo contrario si el que marca el paso es un “caballo desbocao”.

Quedamos en el aparcamiento que hay junto a un pequeño embalse, ahí debe ser el “meeting point” porque ya estaba casi totalmente lleno de autos.
Un perrito muy inteligente que tomaba su correa con la boca y se la acercaba a sus dueños una y otra vez con signos de que quería salir corriendo cuanto antes a trepar los montes me recordó automáticamente a mi pobre Yuco, aunque no me lo hubiera llevado a esa ruta ni en sus años más jóvenes. Todos nos fijamos en ese detalle que repetía constantemente, era muy gracioso, le pusieron su desayuno pero pasó de él, era mucho más atractivo tomar la ruta cuanto antes, estaba impaciente.

Comenzamos la ruta cruzando por la pared de la pequeña presa, allí enfrente estaba la Maliciosa. Desde lejos parece otra cosa._MG_0193 PS madrid webEn menos de cinco minutos ya nos encontrábamos entre pinos enormes y el camino con una moderada inclinación. En menos de un cuarto de hora ya me estaba temiendo que mi iba a caer la del pulpo porque el paso podía catalogarse como trote militar y de repente me encontré  “el último de la fila” y aún no había sacado la cámara.
Cuestas y más cuestas hasta que comenzamos a divisar el valle, atrás quedaron los altos pinos. Me gustaron los grandes moles de piedra y apenas sin parar ya tomé las primeras fotografías, el último como siempre.
_MG_0061 PS madrid web _MG_0056 PS madrid webSubir, caminar, trepar, todo ello y a la vez pero sin parar._MG_0055 PS madrid webSegún nos íbamos acercando a la montaña me iba recordando mi primera ruta del Ocejón, justo la etapa final, la más dura, ¡ay ay ay! que esto empeora por momentos. Todo lo que de lejos parece una alfombra mullida se convirtió en un tremendo pedregal._MG_0066 PS madrid web A estas alturas del camino, una hora después, el esfuerzo comenzó a dar sus frutos, Madrid, mejor dicho LAS TORRES se alzaban entre la tímida niebla mezclada con la polución atmosférica y me recordaba esas películas de ciencia ficción como La Cúpula del Trueno, Mad Max, etc. Con fotografías en miniatura es imposible hacerse una idea.Panorama web _MG_0100 PS madrid web_MG_0096 PS madrid web Un poco de resuello de vez en cuando y alguna foto para el recuerdo _MG_0104 PS madrid websin título-10856 web_MG_0090 PS madrid webContinuamos caminando, ascendiendo, trepando cuando nos encontrábamos en uno de los peores tramos que bien podía ser bautizado como “El Tronchapiernas”.
Multitud de caminitos para subir pero todos con el mismo nivel de dificultad, a veces el suelo era tan resbaladizo que había que andarse con mucho ojo, otras veces eran piedras a las que había que trepar.
Nunca me imaginé que los perros subirían ahí con sus dueños y menos atados con cortas correas, perros que a veces observé que tiraban del dueño con ahínco cuesta arriba (dueña jóven en este caso) como si de un trineo se tratase, supongo que no sería la primera vez.
A ese nivel ya el valle quedaba lejos, el ángulo de 45 grados de la roca nos hace una idea de la cuesta que teníamos a los pies.
_MG_0134 david webEn esos momentos, en ese punto, el grupo ya estaba dividido, los más jóvenes y entrenados nos sacaban más de cien metros, (un rato) ese tramo es bastante duro (según mis entenderas)._MG_0130 PS madrid webDe vez en cuando el viento hacía su presencia y era molesto de verdad, recomiendo protección para la boca y cabeza, la temperatura sería de muy pocos grados pero la sensación térmica en negativo con ganas.
Bueno pues poco a poco llegamos al punto más alto, allí por supuesto foto obligada.sin título-10866 web sin título-10870 R web_MG_0141 PS madrid web _MG_0153 PS madrid web

Ya que estábamos cerca (aparentemente) ¿como no íbamos a visitar la Bola del Mundo?
Ese punto me recordó la cara norte del Ocejón, las piedras tienen pegado un musgo verdoso que llama la atención, como de costumbre me eché dos a la mochila para colgar en mi estantería a modo de recuerdo.

IMG_7833 piedra webEs lógico que a esas altitudes haga viento pero hubo un rato que caminar en su contra era prácticamente imposible.
_MG_0173 PS madrid web _MG_0170 PS madrid web

Desde allí comenzamos a bajar por un camino de cemento, dificultad cero salvo un tropezón, hasta que nos metimos nuevamente en el pinar._MG_0180 PS madrid web_MG_0181 complejo web_MG_0188 PS madrid webNada tiene que ver la ruta de bajada con la de la subida, mientras que subimos por un lugar donde se divisa todo el valle bajamos por la ladera opuesta que da al norte así que apenas tomé alguna fotografía.
Comentar que a pesar de que estamos finalizando el año la lluvia no la hemos visto durante muchos meses así que lo único húmedo que vimos en aquella montaña fue un trozo de hielo de tres o cuatro metros cuadrados y un palmo de espesor de esos que se quedan al norte protegido por la vegetación y nunca les da el sol de invierno.
Sobre fauna tan solo dos cabras de esa que no les da miedo andar en las alturas al borde del precipicio y algunos buitres._MG_0163 buitres webAquí algunos datos de la rutaIMG_5281 IMG_7828 PS madrid ruta mapa webBueno pues a pesar de mis miedos al “día después” nada de nada, medio siglo de edad no es para tenerle miedo a una “cuestezucha” de mil y pico metros aunque tenga piedras como para parar cien trenes, ja, ja, ja. Así que os recomiendo esa ruta, las vistas sobre todo son magníficas.
Consejo sobre equipo fotográfico para este tipo de rutas: Cámara con focal variable, zoom todoterreno 18-250 y sin emplear mucho tiempo en contemplaciones, mirar y disparar porque como andes componiendo imágenes cuando te quieres recordar perdiste al equipo.
Puede que el texto resulte exagerado pero yo lo viví así.
Gracias por llegar hasta aquí, si crees que puede ser interesante no dudes en compartirlo. alcorlopantano.com

1 opinión en “La Maliciosa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *