Razones o Motivos para quedarme con las APS-c

Después de llevar casi un año rondándome por la cabeza el dar el salto al tipo de cámaras Full Frame finalmente he optado por quedarme con las APS-c y varias son las razones por las que no me he atrevido a dar ese salto al siguiente escalón (si puede llamarse así) en cuanto a tipo de cámara fotográfica, mis razones voy a exponerlas aquí y espero que te sirvan de ayuda aclarándote un poco las ideas porque a veces se nos meten cosas en la cabeza (obsesiones) que como tales nos hacen ver la realidad distorsionada, o ni siquiera nos dejan verla.
Algunas razones tenía para el cambio y voy a comenzar con ellas para continuar con otras que, recapacitando, me han hecho quedarme con “lo puesto”; tanto las unas como las otras son convincentes, mi decisión no servirá para todo el mundo, porque es opinión personal y para gustos inventaron los colores.
Principalmente eran CUATRO las razones para cambiar, la primera y casi más importante ¿por qué negarlo? Es la de siempre, ¡el dinero, la CUESTIÓN ECONÓMICA!, no me apetecía para nada desprenderme de mi equipo anterior o de 5.000 o 6.000 euros por el simple hecho de ver mis fotografías con un aspecto un poco más real y en algún caso determinado con un poco más de limpieza, especialmente las nocturnas, cuando todas ellas acabarán en un disco duro y con el tiempo… “perdidas” y olvidadas.
Si me hubiera sido posible meter todo el material fotográfico que tengo (máquinas y objetivos principalmente) en una BATIDORA y sacar una pasta e introducirla ésta en una máquina de fabricación 3D me fabricaría no una Full sino una de MEDIO FORMATO aunque la tuviera que llevar en una carretilla pero como eso no es posible y teniendo en cuenta que las Full Frame no veo que sea una panacea y de hecho parece ser que la tendencia de muchos profesionales es pasarse al formato inferior, o sea APSc, pero ni siquiera réflex sino de las “sin espejo” ya que mantienen muy bien las características que necesitan para su trabajo con menos peso y a veces mejores resultados.

Recientemente Canon ha puesto en la calle su nuevo sistema sin espejo, una pasta ¡claro! ¡lo más de lo más en PROFESIONAL, Y de entrada otro extra pues como los objetivos anteriores ya tampoco sirven para este cuerpo porque el sensor se encuentra más cerca que la gama anterior y hay que adaptarlo ópticamente con un adaptador.

Pues como lo de la batidora no es posible me voy a conformar con lo que ya tengo que principalmente sería una Canon 80D, Canon 7D, el Sigma 18/35 ART, un Yashica 50 f1.7, Canon 60mm f2.8macro, Canon 85 f1.8 y Canon 100mm f2.8, como verás todos los objetivos excepto el ART es material ya viejo posiblemente más de 10 años pero muy eficiente.

Sobre el peso y envergadura no sería un inconveniente pero malvender el equipo actual para comprar otro _en parte diferente_ y que no le veo ventajas suficientes pues la resolución no va a ser mejor, sobre todo en los bordes, y con 24 o 18 mpix de sensor voy más que sobrado así pues eso., que para malvender o volver a gastar esos 5.000 que hablaba al comienzo no me compensa… y es que me da una pereza… volver a empezar…

La SEGUNDA RAZÓN es el ASPECTO de las fotografías, especialmente las que se hacen entre 24mm y 50, (esta razón puede ser difícil de entender para los menos avanzados) y aquí entra el factor de recorte tan manido y que ya casi “huele mal” al repetirlo y es que yo pienso que cuando alguien _hace muchísimos años_ estableció el formato 35mm como algo ESTANDAR para el aficionado no estaba desencaminado, y no creo que fuera por casualidad.

Los que pasamos parte de nuestra vida manejando negativos y diapositivas en el siglo pasado al encontrarnos con este formato RECORTADO en +/- 1.6 al ver algunas fotos nos damos cuenta de que “hay algo que no cuadra” sobre todo cuando están tomadas en 24mm (antes 35) que las caras salen como melones, y las personas desproporcionadas entre la altura y la anchura especialmente si están cerca del objetivo y es que queramos o no es así, algunos lo ven y otros…. No.

Un ejemplo: antes no se hacían fotos (normalmente) por debajo de 28mm, cualquier “todo terreno” antiguo era 28/200 y no se necesitaba más pues toda la habitación entraba en esos 28mm pero con estas DSLR o APS-c tienes que bajarte a 18mm para que entre el mismo encuadre ¿y…? pues fácil, que antes la sensación de ver los objetos de la habitación era más o menos la real pero ahora todo se ha perdido en el fondo de la imagen yéndose hacia atrás 1.6 por lo que se ven más pequeños y alejados de la cámara.

Esto no es que no sirva o no tenga utilidad sino todo lo contrario, se puede aprovechar esta “virtud” para hacer fotos más artísticas cosa que con los objetivos de las Full Frame es más difícil por no decir imposible si hablamos del aspecto que puede mostrar una fotografía tomada con un 11mm en APSc.

TERCERA RAZÓN: El Ruido y rango dinámico. Para mí es importante los dos factores pues muchas de mis fotografías son nocturnas y a veces se necesita de mucha sensibilidad en el sensor pues el tiempo es demasiado corto y como las Full Frame tienen 1 paso EV (siendo generosos y comparándolas con otras marcas puede llegar a 2 pasos) o sea, el doble de sensibilidad o dicho de otro modo, la mitad de ruido, era un detalle a tener en cuenta pero pensándolo bien todo esto tiene una solución que es compensando esa sensibilidad con un objetivo más luminoso, a las pruebas y a los hechos me remito así como a unos ejemplos de medidas que veremos más adelante. Esto es como en el circo “magia sin caja ni cartón”.

Ya cuando esta duda la tenía casi resuelta tuve la ocasión de comprobarlo en la práctica con una Full Frame Canon 5D M III (2012) con objetivo 24, f2.8 y la APS-c Canon 7D (2009) con objetivo 18 f1.8.
En este ejemplo se puede ver (en parte) lo relacionado con el ruido, he puesto tres trozos a tamaño real de distintas zonas.
Nota sobre sensibilidad y ruido: está comparada con la 7D que si hubiera sido con la 80D la ventaja hubiera sido claramente para esta, o sea APSc.

El tema del aspecto no es real 100 x 100 pues la prueba era solo para ver el ruido pero la sensación óptica aunque parece igual, me refiero a la distancia hasta el fondo, no es correcto porque la parte más cercana se ve más en la 5D porque está tomada a 24mm y se ve más anchura, para ser más real la 7D tendría que haber bajado hasta una focal de unos 14mm por lo que el fondo se hubiera ido mucho más atrás, siempre que el ancho de cuadro al principio sea el mismo en ambas…. No se si me expliqué bien o se me entendió a medias, me refería al tema del aspecto exclusivamente.

La calidad de ambas fotografías vistas al cien por ciento en cuanto a ruido y color son exactas entre otras cosas entiendo que es porque se trata de la misma marca (Canon) pero en detalle aunque no sea demasiado grande la diferencia gana la 7D, supongo que es por la calidad óptica del objetivo ART.

Las dos se tomaron con la misma velocidad, las dos con la MAXIMA ABERTURA pero la 5D se hizo a ISO 5000 y la 7D a ISO 2500 ¿por qué? Pues fácil, se trata de hacer la misma foto con el mismo TIEMPO DE EXPOSICIÓN. En resumidas cuentas que lo que gana la Full Frame en rendimiento por el ruido lo gana la otra por la entrada de luz y por ello no necesita de tanta sensibilidad ISO por lo tanto queda compensado, ISO 5000 contra ISO 2500.

En cuanto a la velocidad de obturación pasa lo mismo, en situaciones extremas de disparar con una APS-c a 1/10 de segundo, una full frame con un objetivo de la misma luminosidad lo podría hacer a 1/20 o 1/40 pero el sujeto que venía caminando o el automóvil que se acercaba saldrán movidos por lo tanto tampoco me resuelven la situación.

CUARTA RAZÓN, PROFUNDIDAD DE CAMPO. Otro detalle en contra o a favor de las Full Frame es la profundidad de campo. Para el mismo tamaño de encuadre siempre tendrá menos profundidad de campo o mayor desenfoque la Full Frame, siempre en relación a ese 1.6 aprox a veces estará a favor y otras en contra y aquí unos ejemplos en medidas.

Un ejemplo de cámara Canon full frame Canon 6D con objetivo 50mm enfocando a 10 m de distancia con una abertura de F4 se obtiene una profundidad de campo de 12.37 m. Para conseguir la misma profundidad de campo a la misma distancia y con una APSc habría que poner un objetivo 33mm (en la otra 50) y enfocando a los mismos 10m obtendríamos una prof de campo de 12.98 pero necesitaríamos una ABERTURA de 2.8 en vez de F4 por lo que al entrar más luz NECESITARÍAMOS bajar la sensibilidad ISO en 1 paso Ev, o sea: el doble. Creo que está claro.

Otro ejemplo idéntico: Canon 6D con objetivo 50mm y abertura de f2.8 a distancia de enfoque 10m la profundidad de campo es de 7.62m. Para el mismo encuadre la Canon 7D con objetivo de 33mm y abertura de 2.0 a distancia de 10m la profundidad de campo de de 7.90m.
Como vemos un 50 mm en Full Frame tiene un comportamiento similar a un 33 de APS-c pero la abertura entre ambos para conseguir un desenfoque parecido será de UN PASO  EV lo que significa EL DOBLE.

La tendencia del mercado es ir un poco a contracorriente con mi idea sobre el aspecto del 35mm porque actualmente está triunfando las cámaras con sensor aún más pequeño, o sea, más recortado por lo que volvemos otra vez al tema del aspecto y profundidad de campo/desenfoque porque el ruido parece que ya está controlado y a nadie importa y el tamaño de fotografía pues tampoco porque con 20 mbit de sensor o más que tienen “todas” sobra para cualquier cosa.

Pero ¿Cómo consiguen los fabricantes corregir esto del desenfoque? Pues es sencillo, si con Full Frame para que “entre la habitación entera” utilizaría un 28 mm, la APS-c necesitaría un 18mm pero una 4/3 necesitará un 11mm, esto para llenar el encuadre, si ahora nos fijamos en el primer dato (28mm) y el último (11mm) el aspecto que muestran entre sí no tiene nada que ver una con otra pero todo va en gustos, a veces ganará la pequeña por su aspecto artístico y a veces la Full Frame por su aspecto más real.

En cuanto a desenfoque ya es difícil desenfocar una escena enfocando a 5 mtrs con 18mm y f2.8 así que con 11 mm es casi “imposible” entonces ¿Qué solución hay? Pues muy fácil, volvemos a hacer lo mismo que entre la Full Frame y la APS-c, construimos objetivos más luminosos, o sea, f1.4 o f1.2 eso sí, baratos lo que se dice baratos tampoco son pero se resuelve en parte el problema del desenfoque deseado, en pocas palabras que esto tiene solución pero el ASPECTO ¡NO! Como ventaja importante y creo que es esa la ventaja por la que están triunfando, es su peso y volumen, pueden llegar a ser la mitad que una APS-c y 1/3 que una Full ¡con objetivo, claro! O sea que resultan ser las más interesantes para viajes y para selfies eso sí, con caras como “melones”.

Y estos eran las CUATRO razones para el cambio, DINERO, ASPECTO, SENSIBILIDAD Y DESENFOQUE. El primero tiene solución, solo hay que “querer gastarlo”, el segundo NO tiene solución pues con el objetivo y cámara que tengas saldrán con un aspecto o con otro,  el tercero queda  demostrado con la fotografía de ejemplo y el cuarto se soluciona con objetivos más luminosos.

Las fotos en una APS-c tendrán “aquel aspecto” que no quiere decir que no sea bueno sino que es diferente a las Full Frame o las 4/3 y que salvo en focales angulares el resto pasa desapercibido.

Llegados a este punto puedes pensar que no me gusta ninguna cámara, bueno, creo que si pudiera elegir tendría UNA DE CADA con el consiguiente peso, engorro y desembolso económico pero si escribo esto es para que comprendas por qué descarté el resto y me quedé con un APS-c que precisamente no es la GRANDE ni la PEQUEÑA.

Bueno, pues una vez más gracias por llegar hasta aquí y si crees que puede ser interesante no dudes en compartir.
Agustín y sus cosas.   alcorlopantano.com

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *